¿Qué sabemos (y creemos) sobre sexualidad?

Escrito por: Andrés Suro

|

|

Tiempo de lectura 8 min

¿Sabías que aún hay personas que creen que la virginidad existe? Si bien es cierto que, la sexualidad puede que ya no sea un tema tabú, aún sigue habiendo desinformación en la población en general. Esto es, en muchas ocasiones, un obstáculo para el desarrollo pleno de la sexualidad de una persona, así como de su bienestar.


La cuestión es, que cada vez más jóvenes (especialmente menores) buscan soluciones y respuestas a sus preguntas en internet y, ¿qué pueden encontrar? Desinformación. Es importante tener en cuenta que es normal que los jóvenes busquen diferentes tipos de referentes según sus necesidades y preocupaciones en un momento dado, y es importante brindarles apoyo y orientación a medida que navegan por estos temas complejos. También es relevante recordar que es esencial que los jóvenes reciban información precisa y confiable sobre sexualidad, independientemente de quién sea su referente, y que es importante verificar la exactitud de la información que reciben.

Conocimientos previos


Pero esto no es nuevo, antes de internet tampoco había referentes o modelos accesibles de conocimiento sobre sexualidad. Y esto nos lleva a las siguientes preguntas:


¿Conocemos lo suficiente sobre la sexualidad humana?, ¿somos conscientes de nuestros sesgos sexuales?, ¿puede influir mi educación en la forma en la que me desenvuelvo en los encuentros sexuales?


Desde MYHIXEL, nos hemos animado a hacer un breve cuestionario en el que participaron 38 personas de un espacio de coworking de forma anónima y voluntaria el cual tenía el objetivo de indagar ideas, valores y preconcepciones acerca de la esfera sexual con la finalidad de conocer las creencias generales de la población adulta y, de esta forma, poder mejorar las intervenciones y la educación sexual que podemos ofrecer.


Algunas de las preguntas que hicimos fueron:  

  1. ¿Qué religión practicas si eres creyente? 

  2. ¿Crees que recibiste una buena educación sexual en tu infancia y adolescencia? 

  3. ¿Cuántas veces a la semana crees que es bueno masturbarse? 

  4. ¿Es posible enamorarse de más de una persona a la vez? 

  5. ¿Son los celos un signo de amor? 


Las respuestas a las preguntas fueron analizadas con el fin de darle una explicación sexológica. Así que, sin más preámbulos, analicemos los resultados. 


Resultados del formulario

Diferencias de género 


En este análisis crítico se han examinado algunos resultados de una encuesta sobre diferencias de género. Los resultados indican que hay diferencias en las respuestas de hombres y mujeres a ciertas preguntas. Por ejemplo, el 21% de los hombres y el 42% de las mujeres respondieron que la frecuencia saludable para masturbarse «depende». 


Además, una mayor proporción de mujeres (46%) creen en la existencia de la «media naranja» en comparación con los hombres (21%). Por último, se observa un mayor conocimiento de las mujeres sobre métodos anticonceptivos, ya que el 80% de ellas mencionaron más de cuatro métodos diferentes, en comparación con el 64% de los hombres. Sin embargo, aunque existen diferencias entre los géneros, la mayoría de los participantes conocen varias opciones para prevenir un embarazo no deseado.


Como podemos denotar, las diferencias de género pueden estar influidas por factores culturales y sociales, como los estereotipos de género, las expectativas sociales y los roles asignados a hombres y mujeres como lo es el sentir autoplacer mediante la masturbación. Estos factores pueden afectar las respuestas de las personas a las preguntas de la encuesta. También puede haber diferencias individuales entre hombres y mujeres en términos de personalidad, actitudes y opiniones. Estas diferencias pueden ser influenciadas por factores como la educación, la experiencia de vida y la formación personal.

Young woman masturbating in bed

¿Hay diferencias según la religiosidad? 

En este apartado se comparan los resultados de preguntas sobre conceptos como la virginidad, la existencia de la «media naranja» y el nivel de educación sexual recibido durante la infancia y adolescencia con respecto a la religiosidad de los participantes. Los resultados muestran que hay porcentajes similares entre creyentes y personas ateas en conceptos como la virginidad y la existencia de la «media naranja». Sin embargo, se observa una mayor diferencia en el ítem sobre el nivel de educación sexual recibido durante la infancia y adolescencia, en el que el 90% de los creyentes creen que han recibido suficiente educación, en comparación con el 70% de las personas ateas. Aunque hay diferencias entre creyentes y personas ateas, en general se observan tendencias similares.


Otro dato curioso fue cuando comprobamos que para la mayoría, la virginidad se pierde en la penetración vaginal (el 59% de creyentes y el 60% de personas ateas), tendencia similar si atendemos a la existencia de media naranja, en la que el 70% de creyentes piensan que no existe, frente a un 62% de personas ateas. 


Estos datos nos da a inferir que, los valores y creencias religiosas pueden influir en las actitudes y opiniones de las personas sobre temas como la virginidad, la existencia de la «media naranja» y el nivel de educación sexual recibido. Por ejemplo, algunas religiones pueden tener enfoques más conservadores o liberales sobre estos temas, lo que podría afectar las respuestas de los participantes. Por otra parte, la religión puede ser un factor importante en la formación de la personalidad y las actitudes de las personas. Esto se puede valorar en que las personas que practican una religión pueden tener una mayor conciencia de los valores y principios de su religión, lo que podría afectar su perspectiva sobre temas como la virginidad y la existencia de la «media naranja».



Diferencia generacional


Hemos agrupado en dos bloques la edad según generaciones: generaciones X e Y (mayores de 30 años) y generación Z (menores de 30 años)

Estos cortes generacionales son subjetivos, ya que variables como el contexto educativo, social y cultural influyen mucho en dicha categorización. Sin embargo, dividir ambos grupos de edad facilita el análisis de resultados. 


Con respecto al consumo de porno, el 43% del grupo más joven cree positivo ver porno, frente a un 12% del grupo más mayor. 


Por otro lado, vemos una tendencia hacia la disminución de la masturbación en el grupo joven, pues solo el 14% consideraron necesario estimularse más de cuatro veces a la semana, mientras que el 37% del grupo más mayor eligieron esta opción como la más recomendable.

Happy and in love old couple smiling in bed

Se puede inferir que hay una diferencia significativa entre la actitud de las generaciones X e Y (mayores de 30 años) y la generación Z (menores de 30 años) hacia el consumo de pornografía y la masturbación. En general, parece que la generación Z tiene una actitud más positiva hacia el consumo de pornografía, mientras que la generación X e Y tiene una actitud más positiva hacia la masturbación.


La brecha generacional puede ser un factor importante en estos datos. La generación a la que pertenece una persona puede tener un impacto en sus actitudes y comportamientos, ya que cada generación tiende a tener experiencias únicas y a ser influenciada por factores culturales y sociales específicos de su época. 

Es posible que la generación Z (menores de 30 años) haya crecido con un acceso más amplio a la tecnología y a Internet, lo que podría haber contribuido a su actitud más positiva hacia el consumo de pornografía. Por otro lado, la generación X e Y (mayores de 30 años) podría tener una actitud más positiva hacia la masturbación debido a factores como la influencia de la cultura popular o la liberación sexual de la década de 1960.



¿Qué opina la gente sobre…?


Si atendemos a las respuestas concretas, hay una serie de afirmaciones y creencias que nos han llamado particularmente la atención. A continuación exponemos las más interesantes según la categoría.



Virginidad


Cuando se les pregunta por cómo se pierde la virginidad, encontramos respuestas en las que destacamos conceptos como “anticuado”, “penetración” o “constructo social”:

  • “Pues siempre lo he escuchado asociado a la penetración, quizás por ser mujer, pero quizás no tenga por qué… No estoy segura, la verdad”.

  • “Considero que el concepto de virginidad es un concepto anticuado y binario imposible de aplicar a todas las dimensiones de la sexualidad”.

  • “En su primer contacto sexual consentido con otra persona, la virginidad es un constructo social”.


Parejas


Al preguntar por el número óptimo de parejas, algunas personas apuntan hacia la tendencia de que el número no es lo importante, sino lo que te aporten esas parejas y las experiencias que vivas con ellas:

  • “No creo que haya una norma para esto. Siempre que sea algo que te haga feliz y no se haga daño a nadie”.

  • “Las que uno quiera siempre y cuando sean experiencias o personas saludables para uno mismo a nivel físico y mental”.

  • “Todas con las que tengas relaciones sanas, seguras y consentidas”.

  • “No podría poner un número, no creo que hay una cantidad «buena», si no «saludable» según cada uno esté respetando su deseo y no «yendo atrás de un número» (sea mucho o poco)”.


Celos


Algunas respuestas a la pregunta sobre si son buenos los celos dan a entender que no hay un verdadero consenso:

  • “Puede ser un indicativo de que te importa esa persona y/o no quieres que te dañe, pero no se pueden imponer condiciones por tus miedos propios”.

  • “Obsesión y posesión”.

  • “Si no son obsesivos son buenos”.


Porno


Por último, el consumo de porno y su impacto tampoco dejan una respuesta clara, aunque la mayoría lo perciben como algo negativo:

  • “Depende del porno, de la edad, de la madurez, de si es algo adictivo, etc”.

  • “Muy negativo el porno mainstream. Supongo que puede existir porno real, independiente, cuerpos reales y sin fantasear sobre violacion, pederastia, abuso, racismo, entre familia. Que el eje del placer no sea un pene y este hecho para hombres, a costa de la explotación sexual de las mujeres etc”.

  • “El porno machista que existe negativo porque no responde a un realidad y confunde a los adolescentes”.


Discusión


En general, no se encuentran grandes diferencias de género, religiosidad o edad. No obstante, en algunos ítems concretos, hay que destacar algunos resultados.

En primer lugar, el conocimiento de métodos anticonceptivos sigue siendo mayor entre mujeres que entre hombres, lo que da a entender que las mujeres siguen cargando con un mayor peso en la responsabilidad de la anticoncepción. Por otra parte, las mujeres parecen valorar otras variables y cuestiones relativas a la salud más allá de la masturbación en sí. Esto queda constatado en el gran porcentaje de mujeres que respondieron “depende” al ítem acerca de los hábitos saludables de masturbación, frente al de hombres.

Young woman masturbating while watching porn

Atendiendo a la religiosidad, podemos concluir que ser creyente o no, no influye realmente en las ideas o creencias populares sobre las relaciones sexuales o afectivas. Esto puede deberse a que el foco habría que ponerlo en el contexto en el que ha crecido el usuario, más que en las creencias personales.


Por último, las diferencias generacionales son mínimas comparadas con las otras divisiones, siendo lo más remarcable la aparente tendencia hacia la normalización del consumo de pornografía entre el grupo más joven. Esto puede deberse principalmente a la facilidad al acceso de material pornográfico en internet y a la edad a la que se comienza a consumir, lo que genera una percepción de naturalización del porno como un hábito más de la conducta sexual.


Conclusión


Aún queda un largo camino para liberarnos de las falsas creencias, mitos y otros estereotipos existentes en torno a la sexualidad. Tener figuras de referencia e información fiables es esencial, por eso cada vez se pone más foco en la relevancia de la educación sexual integral conformada por profesionales de los mundos sanitario, social y educativo.


Desde MYHIXEL, queremos concienciar sobre la importancia de reaprender y seguir avanzando en conocimientos sobre sexología.

Andrés Suro

Autor: Andrés Suro  (Sexual Coach at MYHIXEL)


Psicólogo especializado en el área social y experto en sexología aplicada a la educación.

PD: Recuerda que puedes reservar una consulta privada con ellos en MYHIXEL CLINIC. Reserva tu cita aquí.